Tecnoestrés. Claves y estrategias de prevención.

tecnoestres1

El tecnoestrés o Síndrome de Fatiga Informativa, es un tipo de estrés directamente relacionado con la exposición continuada al uso de las nuevas tecnologías  de información y comunicación (TIC), una exposición que se produce tanto fuera como dentro del ámbito laboral.

El término fue utilizado por primera vez por el psiquiatra norteamericano Craig Brod en 1984 en su libro “Technostress: The Human Cost of the Computer Revolution”. Lo define como: “una enfermedad de adaptación causada por la falta de habilidad para tratar con las nuevas tecnologías del ordenador de manera saludable”.

Actualmente podemos afirmar que a esta definición habría que añadirle nuevas consideraciones,  y que el principal factor es la exposición constante y un uso continuado de  las nuevas tecnologías.  La Nota Técnica de Prevención 730 (NTP 730) del INSHT (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo) define el  tecnoestrés como: el estado psicológico negativo relacionado con el uso de las tecnologías de información y comunicación o amenaza de su uso futuro.

La sobreexposición a las TIC  puede  provocar  la incapacidad para hacer frente a su uso de una manera eficaz y  producir un desequilibrio que supere nuestra capacidad. Los primeros síntomas que aparecen asociados al tecnoestrés suelen ser: inquietud, cambios repentinos de carácter, irritabilidad, angustia, aislamiento que llevan a la aparición de conflictos con la familia o  compañeros de trabajo.

Las consecuencias derivadas del tecnoestrés suelen ser las mismas que se observan para el estrés, es decir: problemas para conciliar el sueño, dolores de cabeza, dolores musculares, trastornos gastrointestinales, sensación de agobio o fatiga crónica.

Consejos para evitar el tecnoestrés o aliviar sus consecuencias.

Una de las acciones  destacadas como más eficaces por los especialistas es dedicar un día entero a la semana a la desconexión  tecnológica para fomentar las relaciones personales y la comunicación hablada.

Tratar, en lo posible, de descansar durante 10 minutos por cada hora de tarea que se pasa frente al ordenador.

También proponen  los especialistas limitar el tiempo dedicado a internet, en la medida en que se pueda a un período determinado al día.

Evitar  realizar otras actividades cuando se está frente al ordenador como, por ejemplo, fumar, comer o hablar por teléfono.

Otra recomendación muy interesante es  escribir a mano cada vez que se pueda, cuidando especialmente la ortografía.

La utilización de programas como Workrave, programa de código abierto, que una vez instalado en el ordenador permite configurarlo para que realice interrupciones de nuestro trabajo

Y por último, y muy importante,  aconsejan adoptar una postura adecuada ante el ordenador y saber desconectarse a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>