Presentismo. Un mal para el trabajador y para la empresa.

presentismo reloj

La crisis, además de la destrucción de empleo y la pérdida de competitividad, tiene otras consecuencias, para los trabajadores. El temor a perder el trabajo y el empleo precario generan consecuencias negativas para su salud.

Desde que comenzó la crisis, la productividad española ha aumentado. Pero lo ha hecho debido, fundamentalmente, a los ajustes de plantilla, a la política de reducción de costes y a un descenso del absentismo laboral. Sin embargo, este aumento no ha hecho que  los niveles de  productividad sigan siendo bajos. El descenso del absentismo laboral no ha provocado el aumento de la productividad que podría preverse debido, básicamente, al cambio que se ha producido hacía el presentismo laboral.

El miedo a la pérdida del empleo hace que los trabajadores no se arriesguen a estar de baja, lo que les lleva a trabajar enfermos o en malas condiciones de salud.  Otros ejemplos de actuaciones son: hacer más horas para aparentar y  que la empresa tenga una imagen positiva de ellos, tardar más en resolver los problemas ensalzando sus funciones y añadiendo un inexistente factor de  dificultad y esfuerzo, o quejarse del volumen de trabajo cuando la verdad es que su productividad es muy baja. Además, algunas empresas se centran más en los resultados que en la productividad sin importarle los costes soportados en recursos humanos lo que contribuye al aumento del presentismo.

La encuesta de Coyuntura Laboral del Ministerio de Trabajo muestra que las horas no trabajadas por causa de Incapacidad Temporal es mucho mayor en las empresas de más de 250 trabajadores que en las Pymes, mucho menos sindicalizadas, donde los trabajadores padecen una mayor inseguridad en el trabajo y se encuentran con dificultades para hacer valer sus derechos.

Patologías, cuya existencia ya era conocida, están sufriendo un rebrote a causa de la situación económica provocada por la actual crisis. Trastornos como el estrés, la ansiedad, la adicción al trabajo, el síndrome del quemado o la dependencia del estrés.

Relacionados con estas cuestiones no sólo se observan problemas en cuanto a la salud de los trabajadores o la productividad. También se ve afectada la calidad de los productos o servicios. Los sistemas de calidad están ideados teniendo en cuenta el grado de convencimiento y de aceptación de los empleados con su trabajo.

El estudio del fenómeno del presentismo y de los demás aspectos que influyen de manera tan directa en la productividad debería servir para elaborar una serie de propuestas que ayuden a conseguir su mejora. Las empresas deberían ser más transparentes haciendo participes de su proyecto a los trabajadores, motivándolos y escuchando sus propuestas de mejora. Los trabajadores deberían marcarse objetivos realistas, priorizar las tareas, apoyarse en sus compañeros y en sus  superiores, manteniendo con ellos una comunicación fluida. De esta manera, sin duda se pondrían las bases para iniciar el deseado y necesario  aumento de la productividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>